Las pirámides y la esfinge

Es posible que, ante los inquietantes sucesos del norte de África, los jóvenes no alcancen a comprender del todo lo que allí sucede. ¿Sabemos algo de la nacionalización del Canal de Suez (1956), de la fundación del Estado de Israel (1948) y de la Guerra de los Seis Días (1967)? ¿Qué sabemos del rey Faruk, de Nasser, Sadat, Mubarak, la Universidad de El Cairo y los Hermanos Musulmanes? ¿Hemos leído El Corán? ¿Qué sabemos de la pugna cruenta e irreconciliable entre las sectas sunní (musulmanes ortodoxos) y chií (musulmanes heterodoxos)? ¿Qué sabemos de las persecuciones y matanzas de cristianos (católicos, protestantes, ortodoxos, coptos y maronitas) en países de África y Oriente Medio, perpetradas desde hace años por terroristas islámicos? ¿Sabemos que la palabra islam significa “sumisión” y este principio marca la vida de los creyentes? Deberíamos aceptar, por lo menos, que la plaza Tahrir, de El Cairo, no es la plaza Tian’anmen, de Pekín, como algunos periodistas tienden a parangonar con excesiva ligereza; ni Mubarak es Deng Xiaoping, ni Egipto es China.

Mas info: www.otrodatoxg.blogspot.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s