Hackear pantallas en la calle con un iPhone

El caso de un “hacker” ruso condenado a un año y medio de prisión por reemplazar un aviso publicitario con un video porno ya ha sido cerrado. Sin embargo, la posibilidad de hackear pantallas en la vía pública puede ser muy fácil: sólo se necesita un iPhone y un retrasmisor de señales.

Tras un acto que seguramente cientos de oficinistas agradecieron, el hacker Igor Blinnikov pagará muy caro su ciber-travesura pues recientemente se anunció que será condenado a 18 meses en prisión. Los cargos que se le imputa son el penetrar ilegalmente sistemas electrónicos, distribuir sin autorización contenidos pornográficos en vía pública, y alterar el orden vial.

Fue en enero pasado cuando el tráfico de una de las principales carreteras que pasan cerca del centro de Moscú fue completamente alterado. Lo anterior se debió a que un gigantesco espectacular electrónico, que originalmente transmite aburridos spots publicitarios en la vía pública, súbitamente comenzó a proyectar una película de porno duro. El inesperado despliegue de pornografía urbana duro diez minutos y no fue interrumpido hasta que autoridades alertadas del incidente hallaron la manera de apagar el tablero electrónico.

Luego de escuchar su sentencia Blinnikov aseguró que simplemente se trató de “una broma que al final salio mal” y advirtió que apelara el veredicto de la corte. ¿Y la pregunta obligada es, que es más nocivo para los ciudadanos, consumir pornografía descontextualizada a manera de un catártico happening, o estar expuestos sistemáticamente a mensajes publicitarios que fortalecen estereotipos completamente artificiales y manipulan la neuro-vulnerabilidad de una población para incentivar el consumo de productos completamente innecesarios?

La tarea del hacker ruso no representa una gran hazaña, sino más bien una broma que se fue de control. De hecho, ya existen dispositivos que pueden “hackear” pantallas que se encuentran en la vía pública.

El ejemplo de este video muestra a un hombre que muestra cómo hackear las pantallas de la turística zona neoyorkina de Times Square, caracterizada por su ostentosa electrónica y sus multitudes en búsqueda de acción nocturna. Con tan sólo un video repeater, este hombre puede transmitir lo que está captando en la pantalla de su iPhone a culaquier pantalla cercana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s