Ritos satánicos en la provinciaRitos satánicos en la provincia

DURANTE el mes de septiembre de 1990 este singular suceso ocurrido en la provincia de Almería en lo que a noticias se refiere fue sin genero de dudas una auténtica serpiente de verano que llegó a tener una notoria proyección nacional a través de los medios de comunicación huérfanos en esas fechas de temas de un mayor calado. Se trataba de la aparición de una serie de elementos externos que de alguna manera ponían de manifiesto unos supuestos ritos satánicos acaecidos en varias localidades de la provincia almeriense.

En tres municipios, Benahadux, Alhama de Almería y Carboneras aparecieron restos de animales degollados, velas y otros efectos utilizados, presuntamente para la celebración de ritos satánicos o misas negras. En algunos de estos lugares aparecieron cruces invertidas y otros extraños símbolos. En el paraje de La Partala del término municipal de Benahadux fue hallada una hoja de papel manuscrita donde se encontraban anotados diversos nombres de personas. En el tema de las cruces invertidas, el escenario fue el cementerio de Carboneras. Todos estos macabros descubrimientos tuvieron una fecha clave :el 19 de septiembre de 1990.

El último caso, que transcendió a la opinión pública tuvo lugar en el municipio de Alhama de Almería. Ese día coincidía con una cena de despedida del cura párroco del pueblo, destinado a otra localidad. Ese día, por la mañana, tras una noche de tormenta, se descubrió en la puerta del cementerio, una especie de plataforma utilizada como un altar, recubierta con una sabana blanca. A su lado, dos cabritos decapitados. Completaban la escena varios velones, vasos de colores con restos de sangre animal, alimentos y diversas cruces invertidas, elementos todos ellos utilizados para la celebración de las denominadas misas negras. Tras los siniestros descubrimientos, la Guardia Civil investigó a varias personas por su presunta relación con la celebración de estos rituales satánicos.

Los ritos de brujería o misas negras se organizaban por la noche o durante la madrugada. Además del sacrificio de animales, los sujetos consumían frutas y bebidas alcohólicas. Fuentes de la Guardia Civil informaron que “las tres misas negras guardan cierta similitud, lo que hizo suponer que fueron realizadas por las mismas personas en un periodo máximo de cuarenta y ocho horas”.

La existencia de una misma secta, practicante de estos rituales, se fundamenta en el último hallazgo descubierto en el cementerio de la barriada almeriense de La Cañada de San Urbano. Allí se localizaron, al igual que en los casos anteriores, restos de un cordero degollado y cuencos de barro similares a los hallados en los anteriores puntos negros. La Guardia Civil activó un dispositivo de control y vigilancia en determinados cementerios de la provincia. Los vecinos de algunos pueblos de la zona hicieron publico su desconcierto y temor, teniendo en cuenta que por estos lares hace ya muchos años, se produjo el sacrificio de un niño por parte de un hombre, que llegó incluso a beberse la sangre del pequeño, refiriéndose al tío Leona, triste protagonista del denominado Crimen de Gador.

Los vecinos estaban plenamente convencidos de que los autores de estos actos de brujería o misas negras fueron oficiados por personas totalmente ajenas al municipio. Algunos fueron mas allá, asegurando haber visto a una serie de personas desconocidas comprando utensilios utilizados en los ritos- cuchillos y cuencos de barro- en determinados comercios de la localidad.

Dentro de las hipótesis en su día barajadas por la Policía Judicial de la Guardia Civil de Almería, no se descartó que lo sucedido fuera producto de las acciones de un grupo de gamberros, quienes aprovechando los últimos fenómenos meteorológicos- fuertes tormentas durante la noche- emulasen estos ritos clásicos de adoración demoníaca. El obispado, tras conocer estos sucesos, hizo un llamamiento para que no se hiciesen actos de este tipo. La Guardia Civil, mantuvo una intensa investigación sobre una persona- vinculada al sector industrial de la zona- quien podía haber contratado los servicios de un fetichista brasileño para oficiar estas misas negras con un objetivo concreto. Pese al trabajo de la Guardia Civil, nada se pudo probar ni se llegaron a producir detenciones. Unos siete meses antes, la Policía Local de Roquetas de Mar localizó en un almacén de Cortijos de Marin a un pastor religioso que fue entonces acusado de practicar exorcismo a varios grupos de menores entre los que se encontraban niños menores de edad. El caso armó cierto revuelo en la provincia, pero no fue a más.

El 2 de marzo de 2011 el templo de Las Salinas de Cabo de Gata amaneció cubierto de pintadas propias de un ritual satánico, con símbolos y frases de invocaciones en latín que aludían a Lucifer. El suelo de la iglesia fue convertido en una especie de pergamino con una cuidada simbología que requirió, a simple vista, horas y no minutos para llevar a cabo su elaboración final. Imágenes también extendidas por las paredes. Y no era la primera vez. Según fuentes del Obispado de Almería, la parroquia ubicada junto a la empresa salinera, había sido con anterioridad escenario de rituales y ceremonias ligadas a las sectas satánicas. La última que recuerdan los vecinos de la zona fue hace exactamente un par de años, principalmente porque la deteriorada iglesia se mantiene abandonada y no acoge ninguna misa desde finales de 2004.

Los ventanales y las puertas habían sido destrozados y el acceso de cualquiera era bastante sencillo. De ahí que los residentes de Las Salinas de Cabo de Gata no tuvieran constancia de la celebración de ningún tipo de ritual en los últimos días.

La Diócesis informó en un comunicado que una vez examinadas las “pintadas sin sentido” por algunos expertos y el “desorden” introducido en el mobiliario que no se trata de un “acto satánico”.

“Todo indica- según el comunicado- a que se trató de un acto vandálico deliberado, en cuyo objetivo y finalidad no va a entrar el Obispado por razones obvias. De cualquier modo, nadie nos hará desistir en la decisión, amparada por la ley, de llevar a cabo la rehabilitación del templo diocesano y su posterior apertura al culto”. La Asociación de Amigos de la iglesia de Las Salinas venía reclamando desde hacía meses el incremento de medidas de protección para evitar la entrada de personas a la parroquia, ante la posibilidad de que sufran accidentes o causen nuevos destrozos, hasta que el Obispado de Almería iniciase las obras de rehabilitación integral de la parroquia. Un estudio realizado por el sacerdote y catedrático de la Facultad de Teología del Norte de España Manuel Guerra estimó la presencia de medio centenar de sectas satánicas en España, siendo el levante una de las zonas con mayor implantación. Citó a las provincias de Almería, Murcia y Málaga entre las que estaban experimentando un crecimiento considerable de los grupos de personas fascinadas por lo oculto. El rebrote del demonismo llegó a la provincia de Almería a través de la secta conocida como Hijos de Lucifer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s