La ONU recibió “por error” 16 kilos de cocaína en su sede de Nueva York

La Policía de Nueva York ha afirmado este jueves que los 16 kilos de cocaína hallados la semana pasada en la sede central de Naciones Unidas llegaron “por error” en el envío de una empresa de mensajería procedente de México.

La droga, valorada en aproximadamente 1,5 millones de euros, llegó al organismo internacional el pasado 16 de enero en dos bolsas con logos falsos de Naciones Unidas sin destinatario. La intención de los remitentes era confundirlas con una valija diplomática para que no fueran inspeccionadas, según un portavoz de la policía neoyorquina.

El portavoz de la ONU asegura que ningún trabajador del organismo era destinatario del envío

La Policía ha abierto una investigación junto con el Departamento Estadounidense Antidrogas (DEA) después de que la ONU les notificara el hallazgo de los paquetes en uno de los controles de seguridad del organismo internacional.

“Ni la ONU ni nadie localizado en la ONU eran los destinatarios del envío y las bolsas no pertenecían a Naciones Unidas ni eran del correo diplomático”, ha indicado el portavoz del organismo internacional, Martin Nesirky, en un comunicado de prensa. Nesirky ha precisado que notificaron el hallazgo tanto a la policía de Nueva York como a la DEA y que les hicieron entrega de la mercancía sin confirmar en ningún momento que se tratara de cocaína. “Podemos decir categóricamente que no se trata de una valija diplomática”, ha reiterado.

“Estamos seguros de que no fueron enviados desde una oficina de Naciones Unidas”, ha comentado el vicesecretario general para Seguridad de la organización, Gregory Starr. “Estas bolsas fueron encontradas en las instalaciones de una empresa de transportes, sin marcas, sin registro aéreo y sin dirección”, ha agregado. “Lo que pasa es que la compañía las vio y pensó ‘Supongo que son para Naciones Unidas porque tienen su sello’, por lo que procedió a su envío”, ha argumentado.

Un comentario

  1. No es necesario que reciban 16 kilos de cocaína por equivocación para entender que sufren de trastornos en su personalidad, pues teniendo los recursos en sus manos, la droga del amor al dinero, les lleva a permitir la guerra, el hambre, la miseria y la injusticia. Todo esto desde la comodidad del bienestar económico que usufructan sus representantes, así como también los jerarcas de los gobiernos que representan.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s