Congreso Internacional de Brujos en la ciudad de Catemaco, México, con misa negra

Cada primer viernes de marzo miles de chamanes se reúnen en esta ciudad del Estado de Veracruz para coger fuerzas y preparar los conjuros del resto del año.

Entre la superstición y el espectáculo turístico, Catemaco, la ciudad de los brujos, será desde esta noche la capital de la magia, blanca o negra. Cada primer viernes de marzo, al nacer del nuevo día, los chamanes se reúnen a la orilla de esta localidad veracruzana en la selva de Los Tuxtlas para cargar las pilas y practicar hechizos y purificaciones.

Desde la caída de la tarde los brujos se congregarán en La Punta, a orillas del lago de Catemaco, amenizando con canciones y bailes la espera hasta la media noche, momento en que se celebrará una «misa negra» para captar energía. También se repartirá un brebaje llamado «contra», que sirve para proteger durante un año, y se realizarán «limpias» totalmente gratuitas.

Este será el primer acto del Congreso Internacional de Brujos, que se viene celebrando desde 1977. Según la Secretaría de Turismo estatal, el evento convoca a unos 30.000 visitantes durante tres días, que dejan al sector hotelero local alrededor de 800.000 euros.

Como es tradicional en año electoral, los brujos de Catemaco revisaron las «vibras» de los candidatos a la presidencia y concluyeron que Enrique Peña Nieto, del Partido Revolucionario Institucional (PRI), «es el más favorecido» para triunfar en las urnas. Manuel Villegas, el brujo mayor, aseguró que «el aura que lo rodea lo colocan en buena posición». Cabe pensar que las encuestas, que le otorgan más de diez puntos de ventaja sobre sus rivales, también pueden haber influido en el pronóstico.

Sobre el buen ojo de los brujos cabe fiarse menos que de su filiación priísta, pues tanto en 2000 como en 2006 apostaron, y fallaron, por los candidatos del PRI: Francisco Labastida y Roberto Madrazo, respectivamente.

La fama milagrera de Catemaco nace en la década de los cincuenta, cuando un tal Gonzalo Aguirre comenzó a organizar el «turismo del brujo», cuyos practicantes se centraban especialmente en la medicina natural. Aguirre tomó el testigo de Manuel Utrera, el «brujo mayor», y promovió su causa a nivel nacional e incluso internacional, logrando atraer a políticos, estrellas de cine y periodistas.

Por si los «donativos» de los creyentes no bastaran para completar el sueldo, los chamanes monopolizan también el servicio de taxis en la ciudad.

Autor: MANUEL M. CASCANTE.
Fuente: ABC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s