China muestra poder militar en medio disputa Japón

China anunció el martes la entrada en servicio de su primer portaaviones en medio de una tensa disputa marítima con Japón, en una demostración de fuerza que podría preocupar a sus vecinos.

El Ministerio de Defensa dijo que el portaaviones, ahora llamado Liaoning, “incrementará la fuerza total operativa de la Armada china” y ayudará a Pekín a “proteger de manera efectiva la soberanía nacional, la seguridad y el desarrollo de sus intereses”.

De hecho, el portaaviones, reacondicionado de un buque comprado a Ucrania, tendrá un papel limitado, principalmente para entrenamiento y pruebas, antes del posible lanzamiento de los primeros portaaviones fabricados en China a partir del 2015, según analistas.

China considera la entrega formal del portaaviones a su Armada -a la que acudió el presidente, Hu Jintao, y el primer ministro, Wen Jiabao- como una muestra triunfal de fuerza nacional en un momento de tensión con Japón por unas islas reclamadas por ambas potencias asiáticas.

“La entrega sin problemas del primer portaaviones tiene un significado profundo e importante para modernizar nuestra flota y para incrementar el poder defensivo nacional y la fuerza general del país”, citó la agencia de noticias Xinhua a Wen en la ceremonia que tuvo lugar en Dalian.

Las relaciones chino-japonesas se han deteriorado rápidamente este mes después de que Tokio compró unas islas del mar de la China Oriental, llamadas Senkaku en Japón y Diaoyu en China, a un propietario particular, desatando protestas antijaponesas en China.

“China nunca tolerará una acción bilateral por parte de Japón que ponga en peligro la soberanía territorial china”, declaró el martes el viceministro chino de Asuntos Exteriores, Zhang Zhijun, a su homólogo japonés en una reunión entre ambos para reducir la tensión.

“Japón debe desterrar las ilusiones, comprometerse a reflexionar y a tomar medidas concretas para enmendar sus errores, y volver al consenso y a los acuerdos alcanzados entre los líderes de nuestros países”, agregó.

En una señal de la tensión existente, China pospuso una ceremonia de conmemoración del 40 aniversario de la reanudación de las relaciones diplomáticas con Japón.

Las posibilidades de una confrontación militar son muy escasas, pero las tensiones políticas entre las dos mayores economías de Asia podrían enconarse y hay temor a un incidente no intencionado en el mar.

“Si se vierte sangre, la gente podría volverse irracional”, dijo a Reuters Koichi Kato, un diputado de la oposición que encabeza la Asociación de Amistad Japón-China.

ADVERTENCIA A EEUU

Para la Armada china, disponer de un portaaviones ha sido una prioridad, en momentos en que trata de construir una fuerza capaz de desplegarse más allá del territorio chino.

China advirtió este mes a Estados Unidos de que no se implique en disputas territoriales en el mar de China Oriental como las que tiene Pekín con Filipinas, un aliado de Washington.

La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, a su vez instó a China y sus vecinos del sudeste asiático a resolver las disputas “sin coacción, sin intimidación, sin amenazas e indudablemente sin el uso de la fuerza”.

Narushige Michishita, experto en seguridad del Instituto Nacional para Estudios de Política en Tokio, dijo que no pensaba que el momento de la puesta en servicio del buque tuviera que ver con la disputa sobre las islas.

En cambio, lo ve más con el intento de las autoridades chinas de reforzar el sentimiento patriótico de cara al congreso del Partido Comunista que podría celebrarse en octubre y en el que habrá un cambio de liderazgo.

“China está dando otro paso para incrementar su capacidad estratégica naval”, dijo Michishita. “Por el momento no estamos muy preocupados por sus implicaciones para el equilibrio militar entre Japón y Estados Unidos, por un lado, y China por el otro. Este no es todavía el elemento decisivo”.

La disputa sobre las islas se ha complicado por la aparición de un tercero, Taiwán -que China considera una provincia ilegalmente independizada- y que también reivindica su soberanía.

Guardacostas japoneses utilizaron cañones de agua para dispersar una flota de unos 40 pesqueros y 12 guardacostas taiwaneses. Según la agencia japonesa de noticias Kyodo, habían entrado en las aguas en disputa.

Japón presentó una protesta ante Taiwán, al igual que la hecha con China, por lo que consideró como una intromisión similar a la que en su opinión realizaron barcos del gigante asiático.

Taiwán mantiene relaciones amistosas con Japón, pero ambos países hace tiempo tienen una disputa por los derechos de pesca en la zona. En tanto, China y Taiwán sostienen que han heredado la soberanía histórica sobre las islas.

El recrudecimiento de la tensión se produce en un momento en que China y Japón enfrentan presiones políticas internas.

El Gobierno del primer ministro japonés, Yoshihiko Noda, enfrentará una elección en meses, añadiendo presión sobre sus hombros para no parecer débil con China. Por su parte, el Partido Comunista chino está preocupado por la transición política en su país en momentos en que el mandato del presidente Hu Jintao está llegando a su fin.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s