Esperanza que no muere

Salmos 39:7 “Y ahora, Señor, ¿qué esperanza me queda? ¡Mi esperanza he puesto en ti!”

Si alguien necesita un ejemplo de cómo se coloca la esperanza en DIOS, tan sólo recuerda las últimas palabras de nuestro Señor Jesucristo cuando colgaba del madero segundos antes de entregar su espíritu:“¡Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu!” 

ESPERANZASabemos que esa esperanza fue honrada por DIOS porque al tercer día de haber muerto, DIOS lo levantó de la tumba, liberándolo de las cadenas de la muerte y dándole la victoria sobre ese gran enemigo de la humanidad y antítesis de todo lo que significa Jesucristo para toda la creación. El Señor dijo: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida.” El Señor que es la vida no podía ser atado por la muerte porque DIOS está por encima de todas las cosas pues ÉL es el Creador de todo lo que existe, visible e invisible.

Cuando pienses que todo te ha fallado y que ya no tienes más esperanzas, acércate al Único a quien verdaderamente puedes acudir y Quien nunca te va a defraudar. ÉL es nuestra esperanza. Ansiamos Su retorno para librarnos de este cuerpo físico lleno de pecado y destinado a caer en las garras de la muerte.

Di junto al salmista rey David: “¡Mi esperanza he puesto en tí!” y gózate al igual que él diciendo también: “Puse en el Señor toda mi esperanza; él se inclinó hacia mí y escuchó mi clamor. Me sacó de la fosa de la muerte, del lodo y del pantano; puso mis pies sobre una roca, y me plantó en terreno firme. Puso en mis labios un cántico nuevo, un himno de alabanza a nuestro DIOS.”

Cuando nuestra esperanza está bien definida, tenemos una clara visión de lo que nos aguarda en la vida venidera. No todo termina cuando morimos. Nuestro transitar en este mundo es una etapa pasajera que es muy pero muy pequeña en comparación con la eternidad.

Casi no podemos imaginarnos cómo será esa vida maravillosa donde no existe el tiempo, ni la muerte, ni el dolor; aunque sí sabemos que estaremos en la gloriosa e incomparable presencia de nuestro DIOS y Señor.

ORACIÓN: Bendito Padre Celestial, gracias una vez más por Jesucristo y la victoria de Su resurrección. Ayúdame a entender en toda su magnitud el significado de esta victoria y a aplicarla en mi vida cada día, para poder disfrutar de Tu gozo en todas las circunstancias imaginables. Por Cristo Jesús, amén.

FUENTE: http://www.elversiculodeldia.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s